Si quieres disfrutar de un masaje diferente, una opción puede ser la de disfrutar de un buen masaje a cuatro manos. Si estás pensando en disfrutar de esta variedad de masaje, te recomiendo seguir leyendo para saber lo que es y todos los beneficios que se pueden disfrutar a través del mismo.

¿Qué es el masaje a cuatro manos?

Un masaje a cuatro manos es muy diferente al masaje tradicional a dos manos. Si ya has disfrutado de un masaje tradicional a dos manos, te puedo asegurar que el masaje a cuatro manos te parecerá impresionante. No lo podrás describir con palabras.

Para los profesionales, el masaje a cuatro manos es el masaje de los masajes. Es una variedad de masaje perfecta para las personas que buscan lo máximo y quieren disfrutar de cosas diferentes a las tradicionales. Si eres una persona muy exigente, te puedo asegurar que esta opción te encantará, sobre todo si lo realizan profesionales.

Este masaje como puedes imaginar tiene que ser realizado por dos personas a la vez. La sensación de notar que dos personas te están dando un masaje no se puede describir con palabras. Pero desde ahora te puedo asegurar que es uno de los masajes más relajantes que se pueden disfrutar.

El masaje suele durar de 45 a 60 minutos y durante ese tiempo se masaje diferentes partes del cuerpo a cuatro manos. Ese poder relajante es muy amplio y para que sea todavía más confortable se suele usar un aceite de masaje adecuado. En conjunto la experiencia es de 10, de aquí que las personas que lo disfrutan siempre quieren volver a repetir.

Estos masajes se pueden hacer de dos formas, en espejo o asincrónica. Eso sí, siempre bajo unas pautas para que el masaje realmente tenga sentido y beneficios.

Origen de los masajes a cuatro manos

Según hemos podido saber, el masaje a cuatro manos es de origen oriental, concretamente se piensa que el origen real es hindú. Teniendo en cuanta los datos que manejamos hasta el momento, se estima que estos masajes cuentan con más de 2000 años de antigüedad.

Este masaje a día de hoy se le conoce como masaje relajante a cuatro manos, pero la realidad es que su nombre original es Diacqua Massage. Concretamente es la evolución del Abhyanga, una técnica que proviene directamente de la medicina hindú. A través de esta técnica se apuesta por una combinación perfecta entre el propio masaje, la aromaterapia y la música. De esta manera se consigue equilibrar el cuerpo en todos los sentidos, es decir, las personas que se someten a este masaje salen como nuevas.

Para tener éxito, el masaje siempre tiene que ser realizado por dos terapeutas o profesionales de forma sincronizada. Si no existe esa sincronización, la experiencia no será todo lo buena que se espera, de aquí que siempre haya que acudir a clínicas profesionales. Si el masaje es realizado por verdaderos profesionales te darás cuenta de que la combinación siempre va a acompañado de diferentes intensidades y presiones que hacen que el masaje sea relajante y realmente bueno. Gracias a esto, la persona sale con un gran bienestar psíquico como físico.

Beneficios de los masajes a cuatro manos

Estos masajes cuentan con muchos beneficios como los que te vamos a mostrar a continuación.

Uno de los beneficios es que ayuda al sistema nervioso y circulatorio a funcionar mucho mejor. Esto es debido a que ayuda a regular las funciones endocrinas.

Otro punto positivo es que con este masaje se ayuda a conseguir un mejor tono muscular, gracias en parte a que se reduce la tensión.

Tiene un alto poder antiestrés. No solo es una buena opción para las personas que sufren estrés por trabajo, sino que también se presenta como una gran alternativa para las personas que son depresivas y necesitan un poco de optimismo en su vida.

Un masaje bien realizado ayuda a mejorar la postura y aumentar la flexibilidad, de aquí que muchos deportistas en ocasiones tengan la oportunidad de disfrutar de este tipo de masajes.

Aunque pueda parecer mentira, puede ayudar a que el funcionamiento de los órganos internos sea mejor. Por ejemplo, puede ayudar a que la digestión y los intestinos funcionen mejor. Al igual que ayuda que ayuda al sistema respiratorio. En este caso se debe a que la persona se relaja y puede respirar más a fondo.

Ayuda a que las personas aprendan a ver la verdadera conexión entre cuerpo, mente y espacio. Esa conexión permite que la persona viva experiencias que de otra manera sería imposible vivirlas.

¿Cuándo disfrutar de un masaje a 4 manos?

Dolores: son perfectos para reducir diferentes tipos de dolor. Si el masaje está bien dado, puede ser una gran herramienta para eliminar o al menos reducir el dolor provocado por contracturas, tensiones nerviosas, malas posiciones, movimientos incorrectos o incluso provocados por la artritis.

Deformación de columna: también se ha demostrado que estos masajes son realmente beneficiosos para las personas que tienen deformación de columna como cifosis, lordosis o escoliosis.

Insomnio: es una terapia muy positiva para las personas que tienen problemas a la hora de conciliar el sueño. Esto se debe a que la persona sale muy relajada, de aquí que pueda conciliar el sueño fácilmente.

Estrés: es una buena opción para conseguir que las personas desconecten del día a día y en consecuencia dejen de lado el estrés que supone el trabajo diario.

Nervios: este masaje es muy bueno para las personas que son nerviosas y necesitan relajarse para evitar vivir una vida en continua tensión.

Neuralgias: es una variedad de masaje que se suele recomendar mucho a las personas que tienen problemas de neuralgia.

Flexibilidad: es realmente beneficioso para las personas que sufren de falta de flexibilidad o tienen poco tono muscular. Es decir, es de gran ayuda para los deportistas que necesitan mejorar su musculatura para competir.

También es perfecto para las personas que quieren relajarse y vivir experiencias nuevas que con un masaje tradicional sería imposible vivir.