Uno de los masajes menos conocidos, pero más interesantes es el masaje balinés. El mismo viene de la isla de Bali, por lo que desde ahora mismo podemos asegurar que estamos ante un masaje exótico y muy interesante. El masaje ha ido evolucionando durante cientos de años hasta llegar a ser lo que hoy conocemos como masaje balinés.

Es un masaje muy variado, el cual hace que cada vez más personas quieran disfrutar por el confort y los beneficios que ofrece. ¿Quieres saber más? Con la ayuda de nuestros expertos en masajes para parejas te mostramos los datos que buscas.

¿Qué es el masaje balinés?

Bali es una isla que ha conservado bastante bien las raíces tradicionales del hinduismo y budismo, lo que significa que es un tipo de masaje con esos orígenes. Teniendo en cuenta esa información podemos concluir desde ahora mismo que tiene muchos efectos positivos.

Sin lugar a dudas, el masaje balinés destaca por ser exótico y sobre todo por tener un alto poder de relajación. Para conseguirlo, suele ser común darlo con esencias aromáticas, velas, incienso, música suave, luz tenue… Todo eso hace que la experiencia sea realmente positiva y en consecuencia poco a poco se está poniendo de moda en occidente.

El objetivo principal de este masaje no es mejorar el cuerpo a nivel terapéutico o eliminar posibles tensiones que se hayan podido acumular. Su objetivo principal es conseguir que el cuerpo y la mente se relaje al máximo, añadiendo ese toque exótico que lo hace todavía más interesante. Además, si se usa una técnica adecuada se puede conseguir que la persona que recibe el masaje se sienta mejor consigo misma y en consecuencia pueda sentirse más guapo y sobre todo feliz.

¿Cuáles son los beneficios del masaje balinés?

Sin lugar a dudas, estamos ante uno de los masajes que más beneficios nos ofrecen en la actualidad. Para demostrártelo, vamos a mostrar un listado de beneficios que obtendrás si tienes la suerte de disfrutar del mismo.

  • Ayuda a que el sistema linfático y drenaje natural funcione mucho mejor.
  • Ayuda a activar la circulación de la sangre.
  • Ayuda a tratar alergias, gracias a que permite disfrutar de una mejor respiración. Incluso puede ser una buena herramienta para tratar problemas respiratorios.
  • Ayuda a reducir los dolores articulares y musculares. A su vez, ayuda a tonificar los músculos y en consecuencia se consigue mejorar la movilidad.
  • Permite mejorar la calidad del sueño, gracias a que la persona que disfruta del masaje puede disfrutar de una gran relajación.
  • Reduce los estados de depresión y ansiedad.
  • Mejora la memoria y la concentración de las personas. Incluso puede reducir la probabilidad y síntomas de las migrañas.
  • Reduce la celulitis, siempre y cuando el masaje se produzca en la zona que nos interesa.
  • Se presenta como una buena herramienta para reducir el peso, siempre y cuando se acompañe de ejercicio.
  • Permite reducir el nivel de estrés y tensión. En cierta manera es posible porque ayuda a que el ritmo cardíaco sea el adecuado.

Como has podido comprobar, el masaje balinés pone a nuestra disposición una amplia variedad de beneficios. Si todavía no lo has probado, te invitamos a probarlo. Cuando lo pruebes te darás cuenta de que no solo consigues los beneficios mostrados anteriormente, también tendrás la sensación de ser una persona nueva.

¿Cómo se realiza el masaje balinés?

Como nos indican nuestros expertos en masajes, no es de los más fáciles debido a que se trabaja sobre más de un centenar de puntos anatómicos repartidos por todo el cuerpo. El objetivo de esas estimulaciones es estimular órganos, venas, huesos, articulaciones, arterias… Gracias a eso se puede decir que estamos ante un masaje realmente completo.

Actualmente hay diferentes variantes de masaje balinés por los que se puede optar, pero vamos a ver los dos más usados para que los puedas conocer.

  • Masaje balinés en camilla: es de los más realizados. Se realiza encima de una camilla. La parte que más se usa son los antebrazos, los cuales buscan dar presión a los puntos energéticos. Esa presión suele ser media, aunque dependerá de la persona que realice el masaje. Normalmente el masaje suele ir acompañado de aceite tibio. El uso del mismo busca que los movimientos sean más ágiles.
  • Masaje balinés en futón: en este caso el masaje se realiza en un futón. Aunque en ocasiones el masaje puede ser realizado directamente en el suelo. En este caso los pies son los que usan para presionar los diferentes puntos. El terapeuta a través de los pies se mueve por el cuerpo de la persona, recordando que se ejerce normalmente una presión media.

Independientemente del tipo de masaje elegido, hay que tener en cuenta que se suele usar por diferentes técnicas como la presión palmar, frotaciones superficiales, amasamiento, estiramientos musculares y torsiones, reflexología podal, manual y en orejas y percusiones y pinzados.

Este tipo de masaje siempre se debe centrar en los puntos adecuados para poder obtener los resultados esperados. La presión debe ser media o alta, pero nunca sin sobrepasar un límite para evitar lesiones. Esa presión debe ser como mínimo media para conseguir llegar a los tejidos más profundos y así conseguir que la liberación de la tensión pueda ser posible.

Una cosa que no queremos olvidar mencionar es que la tradición del masaje balinés es que antes de realizar el masaje siempre hay que realizar un baño de pies al receptor. Ese baño busca la relajación. Por ese motivo, en muchas ocasiones se suele buscar la relajación esencias aromáticas o inciensos.