Si quieres disfrutar de un tipo de masaje diferente junto a tu pareja, te recomiendo tener en cuenta el masaje ayurvédico. Este tipo de masaje poco a poco está ganando importancia por los beneficios y experiencias que ofrece a las dos partes afectadas. Para ayudarte a saber más, a lo largo de este artículo te vamos a mostrar las claves con las cuales podrás disfrutar del mismo.

¿Qué es el masaje ayurvédico?

El masaje ayurvédico es una terapia ancestral de origen hindú llamada Ayurveda. Su objetivo principal es armonizar la energía vital del cuerpo, conocida como doshas, que son tres según la medicina ayurvédica: Vata, Pitta y Kapha.

Durante el masaje ayurvédico, se emplean aceites y técnicas específicas adaptadas a la constitución única de cada persona, según su dosha predominante. El propósito es restablecer el equilibrio entre mente, cuerpo y espíritu, fomentando la relajación y facilitando la eliminación de toxinas. Además de los beneficios físicos, se sostiene que este tipo de masaje puede incidir positivamente en la salud mental y emocional. La atención personalizada a la constitución individual y la conexión con la filosofía ayurvédica son características sobresalientes de este enfoque terapéutico. Vale la pena destacar que este método no sólo atiende aspectos físicos, sino que también considera la salud mental y emocional de la persona, promoviendo así un bienestar integral.

¿Cuáles son los efectos del masaje ayurvédico?

El masaje ayurvédico brinda diversos beneficios que vale la pena destacar:

  • Ayuda a relajar los músculos, aliviando la acumulación de tensiones.
  • Genera una sensación profunda de liberación y bienestar.
  • Contribuye a mejorar la concentración, creando un estado general de relajación.
  • Alivia y reduce los nudos y contracturas musculares.
  • Purifica y oxigena los tejidos del cuerpo.
  • Facilita la eliminación tanto física como mental de toxinas, fomentando un equilibrio integral.

Además de estos beneficios, el masaje ayurvédico se ha asociado históricamente con la medicina tradicional india, utilizando técnicas específicas basadas en la filosofía ayurvédica para equilibrar los doshas (Vata, Pitta y Kapha). Esta práctica milenaria no solo busca aliviar los síntomas físicos, sino también armonizar el cuerpo y la mente para promover una salud óptima.

¿En qué partes del cuerpo se realiza el masaje ayurvédico?

Es importante dejar claro que este tipo de masaje se puede realizar tanto de manera local para centrarse en determinadas partes del cuerpo como también se puede realizar a nivel general.

Nuestros masajistas suelen recomendar realizar el masaje ayurvédico a nivel general para que la experiencia sea mucho más completa. Un masaje completo no solo ayuda a descansar al cuerpo, sino que además permite encontrar zonas de relajación o incluso erógenas que hacen que la experiencia sea mucho más placentera.

En cuanto a la duración del masaje ayurvédico, no hay un tiempo establecido. Lo que está claro es que el mismo siempre debe ser realizado con calma para poder conseguir unos buenos resultados. Si vas a un centro especializado en masajes, lo normal es que la duración de este masaje está cerca de la hora de duración. Aunque todo dependerá del tipo de contratación que quieras realizar.

Tipos de masaje ayurvédico

Antes de entrar en detalles quiero dejar claro que actualmente hay diferentes tipos de masajes entre los que podemos elegir. Dependiendo del resultado que estemos buscando deberemos elegir entre una alternativa u otra.

Primero, tenemos el masaje Vata, que está diseñado para equilibrar tu sistema nervioso. Este masaje de cuerpo completo tiene como objetivo disolver las tensiones acumuladas, brindándote una profunda sensación de alivio.

A continuación, el masaje Kapa ofrece una experiencia energética y revitalizante. Es especialmente beneficioso para equilibrar problemas asociados con el tejido adiposo, dejándote renovado y en armonía.

Si experimentas problemas digestivos o migrañas, el masaje Pitta podría ser la solución que necesitas. Este masaje está específicamente diseñado para inducir una relajación profunda, proporcionándote alivio y bienestar.

Además de estos, hay otros tipos de masajes ayurvédicos que podrían interesarte. ¿Te suena el Shirodhara? Consiste en 25 minutos de masaje en la frente seguidos de un masaje en todo el cuerpo. También está el Abhyangam, que implica engrasar cada parte del cuerpo, y el Shiroabhyangam, un masaje específico para la cabeza. Estas opciones adicionales pueden ofrecer beneficios complementarios a tu bienestar general.

¿Cómo puedo hacer un masaje ayurvédico en pareja?

Lo primero que tienes que hacer es acostar a la persona que vas a realizar el masaje boca arriba o abajo. Ten en cuenta los masajes expuestos anteriormente para ver que posición deberá tener.

Para conseguir un buen resultado es importante que el masaje siempre se aplique en una zona tranquila y con una luminosidad justa. El objetivo es conseguir que la persona se pueda relajar y en consecuencia disfrutar al máximo.

A la hora de realizar la aplicación del masaje siempre debemos optar por usar aceites ayuvédicos. Se podrían usar otros tipos de aceites, pero entonces no sería el masaje ayurvédico que queremos dar a nuestra pareja. La ventaja de usar esa variedad de aceite es que la misma tiene propiedades nutritivas que hacen que la experiencia sea mucho más nutritiva. Lo importante es elegir la variedad adecuada según los resultados que se quieran conseguir. Por ejemplo, hay variedades perfectas para la ansiedad, relajación, cabello…

Es importante elegir la variedad de aceite adecuada según la época del año en la cual se vaya a realizar el masaje. Una buena decisión siempre ayudará a que la experiencia sea la adecuada.

Para realizar la aplicación, siempre se debe realizar por fracciones y con palpaciones para hacer que el aceite puede profundizar con mejores resultados.

Y recuerda, el masaje se debe dar con calma. Así tu pareja podrá disfrutar de la relajación y experiencia que busca con este tipo de masaje. Si es capaz de dejar los problemas a un lado, las experiencias serán super buenas.