Hasta hace poco el masaje parecía algo exclusivo de los terapeutas para conseguir eliminar dolores y relajar a los pacientes. Pero las cosas han cambiado y los masajes han pasado a ser algo más dentro del mundo de la pareja. Hay diferentes opciones entre las que elegir para disfrutar junto a la pareja. Podemos disfrutar de masajes eróticos, sensuales, tántricos, sexys… vamos que están a disposición de la pareja para que puedan disfrutar el uno del otro.

Se ha demostrado que a través de los masajes eróticos de pareja se puede conseguir un grado alto de excitación y relajación, lo que hace que cada vez sean más usados por las parejas para estar más cerca el uno del otro. Gracias a la ayuda de los masajes eróticos se puede conseguir que el romanticismo y el placer sean un 2×1, de aquí que sean recomendados por los expertos para conseguir unir un poco más a las parejas.

Beneficios de los masajes eróticos

A través de muchos estudios se ha demostrado que los masajes eróticos son una gran herramienta a la hora de liberar endorfinas y sobre todo a la hora de conseguir un nivel elevado de placer. Por este motivo, los masajes se han convertido en una de las mejores herramientas antes de tener relaciones sexuales, es decir, son la opción perfecta para usar como preliminares. Por otra parte, se ha demostrado que ayudan a aumentar la confianza y la conexión con la pareja, de aquí que sean realmente positivas.

Puedes tener la certeza de que el masaje hará que tu pareja se relaje, de aquí que sea una buena opción si tu pareja llega del trabajo estresada y quieres que olvide los problemas y disfrute de un buen masaje.

Consejos para preparar el entorno

Las manos y el cuerpo son muy importantes a la hora de poder dar un buen masaje. Pero también hay que añadir que el ambiente es vital para poder conseguir unos buenos resultados.

Si queremos preparar el ambiente, el incienso aromático puede ser de gran ayuda. Esto se debe a que ayuda a abrir los sentidos. Una buena opción puede ser barras de incienso de lavanda, crean un ambiente realmente agradable.

La música de fondo también es muy importante. Lo importante es que sea relajante y así conseguir que la persona se relaje y pueda disfrutar del masaje. Y para conseguirlo siempre hay que buscar que se olvide de los problemas. Además, se puede usar el ritmo de la música para realizar las caricias.

La luz tenue también ayuda a que el masaje sea más placentero. La luz intensa puede estresar y puede provocar el efecto contrario al esperado. Si no puedes graduar la luz, no lo dudes y apuesta por una iluminación a través de velas. Así podrás conseguir el entorno adecuado. Incluso pueden ser eróticas para conseguir un olor más agradable en la estancia donde se va a realizar el masaje.

Para que el masaje sea perfecto, se recomienda realizar siempre con aceites esenciales. Y para crear experiencias diferentes, puedes añadir a tu cuerpo plumas y otros tejidos a través de los cuales conseguir que tu pareja pueda sentir experiencias diferentes. El tacto puede ofrecer mucho placer y hay que usar esa herramienta para conseguir buenos resultados.

Técnicas para realizar un buen masaje erótico

Ahora que ya hemos creado un buen entorno, es el momento de dar un buen masaje a nuestra pareja para excitarla y así conseguir que pueda disfrutar más de la relación sexual posterior. Las técnicas que te vamos a mostrar las puedes usar sin problemas sin importar si vas a masajear a un hombre o a una mujer. Solo tienes que elegir la intensidad adecuada y tu pareja disfrutará al máximo del placer.

Además de dar un masaje general, siempre se recomienda centrarse en la zona del cuello para que pueda disfrutar de una buena experiencia. A la hora de excitar esta zona erógena, hay que tener en cuenta que a las mujeres les gusta que las acaricien el cuello, mientras que la zona erógena para los hombres es la nuca. El objetivo de excitar esa zona es la de conseguir escalofríos que son realmente excitantes. Se recomienda centrarse en esa zona al principio del masaje.

Otra de las zonas erógenas en las cuales te debes centrar es en los glúteos. A la gran mayoría de personas les excita mucho las caricias en esta zona, pequeños mordiscos o incluso pequeños azotes. Por supuesto, siempre se tiene que hacer con cariño y sin provocar daño para evitar romper el placer que se está recibiendo con el masaje. Recuerda, siempre hay que buscar la excitación para encender a tu pareja y ponerla a cien.

La espalda siempre tiene que estar presente en un buen masaje. Todo el mundo lo sabe. Pero es importante resaltar que también hay que masajear los lados de la espalda con las manos y caricias para conseguir que el placer sea superior. Si masajeas la espalda y los lados conseguirás que la personas que está recibiendo el masaje pueda disfrutar de sensaciones nuevas y realmente placenteras. Es un tipo de masaje de insinuación que hará que la persona comience a prepararse para lo que está a punto de suceder.

Es muy importante no olvidarse de los pies y las manos. Si tu pareja es de las personas a las cuales no les gusta que les toquen los pies, entonces te tendrás que centrar en las manos y en las piernas. Siempre tienes que hay muchas zonas sensibles en las extremidades, de aquí que sea muy importante acariciarlas y masajearlas con cuidado.

Estas son las principales zonas erógenas de un masaje erótico. Luego tienes que investigar a tu pareja para encontrar puntos débiles que ayuden a la excitación. Por ejemplo, a las mujeres les suele excitar mucho que las acaricien los senos, mientras que a los hombres les excita que les acaricien las tetillas. Solo hay que conocer a la pareja para poderla ofrecer lo que está buscando. Así le masaje erótico siempre será perfecto. Y recuerda ir variando para evitar caer en la monotonía.